Depresión y Embarazo

Irritabilidad, tristeza, ansiedad, llanto, es común que se presenten durante el embarazo, parecieran ser síntomas normales, pero la realidad es que una de cada 5 mujeres embarazadas puede presentar depresión durante el embarazo.


La depresión es un trastorno de salud olvidado, menospreciado y que muchas veces se le presta muy poca importancia y atención por parte de los pacientes y médicos, aun cuando es un problema de salud bastante frecuente.




Depresión y Embarazo

La depresión durante el embarazo, o depresión antes del parto, es un trastorno del humor que se manifiesta igualmente como depresión clínica. Estos trastornos son enfermedades biólogas que propician cambios en la actividad química del cerebro, y durante el embarazo, las hormonas pueden afectar cómo funcionan las sustancias químicas en el cerebro relacionadas con la depresión y la ansiedad.


Además de estos cambios hormonales que se producen en el embarazo, existen otros factores que pueden ayudar a desarrollar una depresión, como los son tener algún familiar cercano con depresión, problemas habituales de pareja, dificultad para lograr el embarazo, antecedentes de perdidas o abortos previos, embarazos previos con problemas o el miedo a presentar complicaciones durante el embarazo, los embarazos no deseados o no planeados, tener una pareja inestable, etc.


Los síntomas asociados a una depresión pueden aparecer de forma ocasional o de forma inadvertida, y siempre y cuando no afecten la actividad normal de la madre embarazada, no tendrían que tener importancia. Pero muchas veces estos síntomas se presentan de forma recurrente y persistente que interfieren las actividades diarias y normales de la mama.

Estos síntomas pueden ser:


- Tristeza permanente

- Dificultad para concentrarse

- Mucho sueño durante el día o insomnio por la noche

- Ansiedad

- Perdida del apetito o exceso de apetito

- Perdida del interés por las actividades diarias

- Sentimientos de culpa

- Miedo o angustia sin explicación

- Pensamientos o ideas de perdida de la esperanza o deseo de morir


La depresión no es su culpa, es un problema médico que debe tratarse para que mejore, y es importante que lo tome en cuenta.


Entonces ¿Puede la depresión durante el embarazo afectarle a la mama y a su bebé?

La respuesta es sí, ya que aumenta el riesgo de una mala alimentación, así como la perdida de interés en acudir a un control prenatal, no seguir las instrucciones de su médico, o no tomar sus medicamentos y vitaminas, poniendo en riesgo su embarazo. Durante los episodios de depresión es común fumar, beber alcohol, o usar drogas perjudiciales. Tener depresión después del embarazo implicará un cuidado deficiente de su bebé y será difícil establecer un vínculo afectivo con él. Así mismo se aumenta el riesgo de un nacimiento prematuro, bebés de bajo peso al nacer. Además, puede ocurrir que los bebes sean más irritables, menos activos, y podrían además desarrollar problemas de aprendizaje y de conducta.


Lo más importante es que la depresión puede tratarse durante el embarazo de manera segura para la mama y para él bebe, ya sea con psicoterapia, a través grupos de apoyo o con medicamentos de manera segura.


Ante cualquier sospecha o síntoma es importante que lo platiques con tu médico y sabrá orientarte sobre el diagnóstico y el tratamiento.


Dr. David Camus Espinosa

31 vistas
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2019 Consultorio Médico Camvic Derechos Reservados